Producciones de
Juan Eladio Sánchez Rosas
Mis Producciones   Página Principal

 


EL PERÚ Y EL CONTROL DE LA NATALIDAD


En nuestro país, durante la década pasada, se inició una campaña gubernamental de planificación familiar. Esto generó una discusión sobre la aplicación del control de la natalidad en nuestro país, y cuyo punto más álgido fue la presentación de denuncias sobre la esterilización de mujeres sin previo aviso y sin su conocimiento, lo que generó mucha críticas a la aplicación de esta política gubernamental. Teniendo como antecedente este suceso, pretendo demostrar fehacientemente lo innecesario de la aplicación de una política de control de la natalidad a la luz de los hechos, y, por el contrario, lo conveniente del crecimiento natural y sostenido de la población peruana desde el punto de vista de los derechos del hombre y de la familia.

En principio, el control de la natalidad es una idea producto de los estudios de R.T. Malthus, un enconomista británico del siglo XIX. En sus estudios, sostuvo que la población crece geométricamente mientras que los recursos aumentan aritméticamente, lo que haría imposible sostener a la población mundial en condiciones míminas. Esta tesis constituyó un error científico, ya que la realidad mostró que no se puede estudiar hechos sociales aplicando leyes de la materia. Sin embargo, personajes poderosos han retomado esta teoría para justificar la necesidad imperiosa de controlar la población, lo que -nuevamente, a la luz de los hechos- ha sido invalidado, como demostraré en las siguientes líneas.

Basados en las tesis de Malthus, se afirma que, a estas alturas del crecimiento demográfico, ya no hay recursos ni espacio para tanta gente. Sin embargo, en los últimos años, gracias al avance de la ciencia y tecnología, es posible extraer y producir más recursos (como minerales, metales y productos agropecuarios) con mayor eficiencia y, por tanto, con menor costo real que hace algunos años. Además, se ha comprobado que, en realidad, la población mundial se halla distribuida irregularmente y se concentra en las ciudades. Según cálculos estadísticos actuales, la población mundial puede aglutinarse en una ciudad del estado de Texas (EE.UU.) y producir sus recursos en un área del tamaño de la India.

También se encuentra relación con las tesis malthusianas en las declaraciones de los gobiernos de Primer Mundo y de las organizaciones que liberan, en el sentido de que la pobreza de los países subdesarrollados es productos de la excesiva población. Así, convencen a los gobiernos de dichos países de lo necesario que es implantar el control de la natalidad, para así tener más recursos que repartir entre menos personas. Lo concreto es que no se ha hallado relación alguna entre pobreza y excesiva población (por el contrario, países con alta densidad poblacional tienen diversos niveles de pobreza, desde Japón hasta Somalia). Además, no es posible controlar la población, incluso utilizando la represión y la violencia como en el caso de China.

Frente a este panorama, surge como alternativa ante el control de la natalidad, el crecimiento natural y razonable de la población. Esta óptica se basa en el derecho de todos los seres humanos (incluso los que todavía no han nacido) a beneficiarse de los recursos terrestres y de la inteligencia humana. Así, tendremos mayores oportunidades de administrar -con justicia y eficiencia- todos los recursos del planeta.

En segundo lugar, la renovación de las generaciones (como producto del crecimiento de la población) hace posible la transmisión del patrimonio cultural de la humanidad (léase valores morales y religiosos, y bienes culturales, científicos y técnicos). De no producirse eso, el patrimonio estaría en manos de las personas de mayor poder económico, empobreciendo culturalmente a los más desposeídos. Además, la transmisión cultural permite no sólo matener las ideas del pasado, sino perfeccionarlas para una mejor calidad de vida.

Finalmente, todos los hombre y naciones del Tercer Mundo tienen la posibilidad de desarrollarse y alcanzar el mejoramiento económico. Para ello, se debe permitir a todos el acceso a la educación y el saber, atacando al verdadero origen de la pobreza: la ignorancia de los pueblos.

En suma, la tesis del control de la natalidad es inadecuada a la luz de la realidad nacional y mundial. En contraste, resulta una opción favorable y aceptable permitir el crecimiento sostenido de la población peruana.

 


 Ficha Técnica: El Perú y el control de la natalidad

Descripción Texto argmentativo que sostiene que la tesis del control de la natalidad es inadecuada a la luz de la realidad nacional y mundial. En contraste, resulta una opción favorable y aceptable permitir el crecimiento sostenido de la población peruana.
Fecha de publicación Junio de 2002.
Ensayo http://juansanchez.webcindario.com/trabajos/natalidad.php
Un poco de Historia Este ensayo fue un mi última prueba escrita del área de Comunicación e Investigación Académica d el Ciclo Inicial 2002-I. Se nos ofreció textos a favor y en contra del control de la natalidad, y la evaluación consistió en la redacción de un texto argumentativo que plasmara nuestra opinión.